logo


Legado verde Hiroshima rumbo a Santiago

Desde Jardín Botánico de la UACh
Plantas sobrevivientes de Hiroshima viajan a exposición a Santiago
Con motivo de la conmemoración de los 70 años del fatídico bombardeo atómico sobre Hiroshima el próximo 06 de agosto, el Jardín Botánico de la Universidad Austral de Chile, que desde el 2013 custodia plantas sobrevivientes de aquel ataque, las expondrá desde el 01 al 09 de agosto en Casa Museo Santa Rosa de Apoquindo, Av. Padre Hurtado 1155, Las Condes.
La muestra que es denominada “Sobrevivientes de Hiroshima. Un legado verde al sur del mundo, 70 años” cuenta el respaldo del Green Legacy Hiroshima, Embajada de Japón y de la Ilustre Municipalidad de Las Condes. La Exposición tiene como objetivo itinerar por más ciudades de Chile compartiendo el mensaje de paz que encierran las plantas, estará abierta a todo público y consistirá en la exhibición de parte de la colección descendientes de los “Hibakujumoku” o árboles sobrevivientes, la que incluye plantas de las especies Ginkgo biloba (Ginkgo), Ilex rotunda (acebo chino o Kurogane) y Cinnamomun camphora (árbol del alcanfor) y apoyadas por una galería fotográfica y material audiovisual.
Las especies llegaron a Valdivia gracias al proyecto “Green Legacy Hiroshima”, que impulsado por las Naciones Unidas a través de su Instituto UNITAR y la ONG ANT-Hiroshima, busca distribuir en el mundo semillas de árboles sobrevivientes al bombardeo atómico sufrido por Hiroshima como un mensaje de paz para la humanidad. Chile, representado por el Jardín Botánico de la UACh, fue seleccionado dentro de los primeros países en el mundo en recibir este legado natural, que se presentará en Las Condes.
La historia detrás de las semillas
El bombardeo atómico del 6 de agosto de 1945, que destruyó la mayor parte de la ciudad de Hiroshima, Japón, mató a unas 140.000 personas y dejó el centro de la ciudad convertida en un desierto radioactivo, cubierto por cenizas y sin vida. Muchos creían que nada crecería allí durante 75 años – se llegó a hablar de la reconstrucción de la ciudad en otro sitio por completo. Por ello, y de acuerdo a la información extraída de www.unitar.org, cuando nuevas plantas fueron vistas germinar a través de este paisaje desolado apenas unos meses después de la bomba, la ciudad lo recibió como un poderoso mensaje de vida, alentando a los sobrevivientes en su lucha por reconstruir.
El Legado Verde de Hiroshima corresponde a unos 170 árboles atómicamente bombardeados, distribuidos dentro de un radio de aproximadamente 2km alrededor del hipocentro de la bomba atómica. Los árboles están registrados oficialmente por el municipio como árboles A-bombardeadas y se identifican mediante una placa de referencia única con el nombre de Hibakujumoku (árbol superviviente). Al igual que los sobrevivientes de las bombas atómicas o ‘hibakusha’, también fueron testigo de la devastación causada por las terribles armas nucleares.
Por Carlos Sotomayor
Comunicaciones Facultad de Ciencias UACh. / prensaciencias@uach.cl

Deja un comentario